Cuidado con las co-creaciones

Cómo potenciar tu idea con el feedback del cliente

Cuidado con las co-creaciones
“Homer, quiero que diseñes el coche medio para el americano medio”
Si eres fan de los Simpson seguro conoces este capítulo.

Esto es un ejemplo claro de un fail en toda regla.
En el ideal de las compañías esto es una maravillosa co-creación, donde el cliente participa en la generación y co-creación de la propuesta de valor Indicando qué le gustaría, qué necesita, concretando sus motivaciones, etc.

Los clientes tienden a hacer la carta de los reyes magos, cuidado con este feedback.

Pues bien, como se muestra al final, muchas co-creaciones que empiezan con buen pie al final no sirven de nada, incluso pueden arruinar tu idea.
La lección más importante que debemos sacar es que, en estas dinámicas, “el usuario debe ayudarte en tu idea, no crearla por tí”.

¿Por qué fallan las cocreaciones?
Esta caricatura no está tan alejada de lo que pasa realmente en las empresas, básicamente por tres cuestiones:

  1. Creemos que el cliente sabe lo que quiere; cosa que no es cierta. Lo que él sabe es lo que NO quiere. ¿Cómo vas a sorprender a tu usuario si él te dice qué tienes que hacer?
  2. Las co-creaciones no son focus/entrevistas. Son el momento en el que mostramos al usuario nuestra idea o concepto, a ser posible un prototipo de bajo nivel para que pueda pensar con nosotros; una base a partir de la cual comenzar a construir y nosotros podamos obtener un feedback real para poder redefinir nuestra propuesta de valor.
  3. Para las co-creaciones hay que llevar un prototipo de bajo nivel, que sea feo, asi el usuario no se siente mal si te destruye la idea. Pero si tu idea está en un mockup super currado le va a molar y ese feedback no es real.


Las sesiones de co-creación no son un “elevator speech” de tu idea, no estás vendiendo tu concepto estas preguntando si le aporta valor.

¿Cómo estructuramos una sesión de co-creación para sacarle el máximo partido?
En las co-creaciones estás levantando las cartas. Aquí es cuando muestras lo que tienes a tu usuario y debes tener la mente pura cual “maestro Zen” para que tu ego no aparezca cuando tu usuario no entienda qué le has mostrado y quiera construir encima.

En cierta medida, estas dinámicas son lo más parecido a sesiones de psicología, pero utilizando tus conceptos como elemento de expresión. Ya que, a través de tu idea o prototipo, comienzan a contarte qué es lo que falla en su vida.

Si tu idea les aporta algo, comenzarán a construir contigo.

Y ése es el momento más mágico que una empresa puede tener. Estás haciendo algo bueno para tu cliente. Aquí es cuando el prototipo adquiere su valor: ¿cómo mostrar una idea que no existe? ¿Cómo mostrar algo intangible? ¿Puedes hablarle al usuario de algo abstracto? ¿O debes mostrarle algo tangible?

Nunca vayas a una sesión de co-creación sin conceptos, el cliente no va a pensar por ti.

Para explicar cómo estructurar una sesión, vamos a hablar de 4 momentos clave que debes tener en cuenta, si los cumples, tienes bastantes posibilidades de sacar el máximo de provecho a la sesión:

  • Momento 1 “ Muestra y valida el problema”
    En el inicio de la sesión es importante validar los problemas antes de ponerse a hablar de los conceptos. Esto te ayudará a entender si lo que les vas a contar tiene interés o no.
    Objetivo:
    Validar problemas
  • Momento 2 “ Enseñar la idea”
    Presentar ideas y que comentes qué aspectos le gustan y no les gusta de la idea. Importante aquí no vender, sino entender qué le parece la idea. Aspectos positivos, negativos, que no entendió de la idea o que se le ocurre en base a lo que tú le cuentas.
    Objetivo:
    Solo dialogar sobre estos aspectos. Ir calentando para rellenar la matriz de feedback.
  • Momento 3 “ Entender el porqué de sus respuestas”
    Rellena la matriz de feedback, deja que cada participante ponga sus post-its y procura quitar los repetidos. Sobre lo que escriban, tratar de hacerles pensar en voz alta y que expresen el porqué de su respuesta. Aquí si eres astuto con una respuesta puedes profundizar con la herramienta de los 5 porqués para llegar a la raíz de la respuesta.
    Objetivo:
    Verbalizar qué tienen en mente y que ellos resuelvan las dudas que les surge de las ideas
  • Momento 4 “ Transformar tu idea hacia la realidad del cliente”
    Sobre tu idea pídeles que te construyan o como harían más útil tu concepto para resolver mejor el problema que has detectado. Aquí es bueno que les pidas si conocen soluciones existentes y cómo las utilizan o porque no las usan.
    Objetivo:
    Construir sobre tu idea principal para crear versiones de mejora.

Conclusiones
La próxima vez que quieras hacer una co-creación sigue estas tres reglas:

  • Observa qué le duele a tu usuario en su vida. Algo que veas útil o mejorable en su historia personal.
  • Enséñale tu idea y deja que construya a partir de ésta.
  • Redefine la idea y vuelve a mostrársela hasta que creas que tengas algo digno.
En Thinkers Co. las sesiones de co-creación son una parte de clave del proyecto ya que complementan muy bien cualquier investigación. En estas sesiones sacas las necesidades latentes de tu cliente ya que gracias al prototipo o tu concepto semilla, el usuario es capaz de expresarse mejor.

¿Te gustaría conocer ejemplos reales? Te invitamos a ver nuestros proyectos reales aquí.

Publicado el 15/09/2020

Otros Blogs

Blog Aplicación del Customer Journey, cómo visualizar varias iniciativas dentro de la empresa.

Blog

Aplicación del Customer Journey

Cómo visualizar varias iniciativas dentro de la empresa

Blog Top 10 del 2018, las herramientas más usadas del año: Customer Journey Map, Mapa de Empatía, Persona, Stakeholders Map, 5 Porqués, In /Out, Diagrama de Sistemas Eraf, Analogos/Antilogos, Diagnóstico de la Industria y Benchmarking.

Blog

Top 10 del 2018

Las herramientas de Design Thinking más usadas del año

Español | English

2020 Thinkers Co. - Todos los Derechos Reservados | Política de Privacidad