Tu propio lenguaje

lenguaje-3
Rafael Zaragoza
@rafazaragozatc
Decía Gui Bonsieppe que si hubiera un método perfecto, tendríamos máquinas para diseñar, y es verdad que a veces diseñamos con la mentalidad de una máquina. Cuando se nos plantea un problema tratamos de enfocar un punto de vista más eficiente y racional, es decir, la perfección, lo inhumano.
El racionalismo tuvo su época, pero ahora estamos en otra, ya no basta con  resolver premisas, pues el problema siempre existió y existirá, tenemos que ver  otro punto de vista y es ahí donde creo que debe nacer el nuevo creador. Un  diseño propio, como si de un lenguaje se tratara, con un código abierto creado  por la persona y compartido con otros. Este creador debe ser autodidacta, lo
que le permitirá una gran flexibilidad.
No se debe rehacer lo que lleva tiempo hecho ya, sino reinventar el entorno  y su relación con este. Si nos ofuscamos en seguir el patrón que nos enseñaron  al empezar nuestra formación llegaremos a conclusiones parecidas, pues todos  somos iguales. Lo único que nos diferencia es nuestra forma de ver el mundo,esto es lo que realmente enriquecerá el futuro diseño.
Debemos crear nuevas tipologías basadas en arquetipos pasados, una silla  es una silla, pero…¿Qué es una silla pensada para un existencialista que no puede soportar la visita de su suegra? Ahí se plantea un hecho bastante más complejo que el acto de sentarse, al fin y al cabo, una silla es una silla.
Muchas veces los creativos andamos perdidos a la hora de crear una idea, si supiéramos realmente cual es nuestro fuerte, es decir nuestro propio lenguaje (método interno) , la labor sería mucho más fluida y por supuesto menos frustrante.
Briconsejo.
Los genios lo llevan incorporado y saben de sobra cual es su visión del mundo, y su lenguaje se traduce en método para el resto de los mortales, por tanto debes creer que eres un genio y empezar a pulir tu propio camino, tu propia forma de entender el mundo.
Por tanto diríamos que un lenguaje es un método individual, que para algunos funciona y otros no.
lenguaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *